Lenguas Romances


 

Con este tema inauguro una nueva sección llamada “Nota Educativa”. Desde ya anticipo poca participación de parte de mis lectores, pues si no hablo de farándula como que se les resbala, pero la publicaré de todas maneras; pues me llena hablar de temas como este.

El idioma ha sido un tema que siempre me ha apasionado. Creo que disfruto inconmensurablemente de cuantas ventanas me abre al mundo, a las distintas culturas que lo conforman y lo interesante que el ser humano es en todas sus formas.

Mi aventura comenzó a eso de los 17 años, cuando me entró la gana de aprender inglés. Fue vagamente por cierto, pero le empecé a entrar de lleno a eso de los 19.  Al año ya lo hablaba. Un poco macheteado y despacito, pero ya era capaz de sostener una conversación y por azares de la vida que paré en Estados Unidos y pues está demás decir que ahora lo hablo con la misma fluidez que el español.  Ahora estoy usando el mismo sistema para aprender francés y aunque voy algo encaminada, uff, este idioma es bastante más díficil de aprender que el inglés a pesar de las similitudes que tiene con el español 😐

Bueno, basta de hablar de mí y entremósle de lleno a esta pequeña cátedra de idioma español, pues áquel que no sabe su idioma, no puede osar aprender otro.

Las Lenguas Románicas

Las lenguas romances (también denominadas lenguas románicas o neolatinas) son una rama indoeuropea de lenguas estrechamente relacionadas entre sí y que históricamente aparecieron como evolución del latín vulgar. Debe entenderse por vulgar su sentido etimológico de ‘hablado por el pueblo’ y como opuesto al latín clásico, fundamentalmente de uso en la literatura. Así entendido, el latín vulgar podría considerarse una variante vernácula, el idioma de la calle utilizado cotidianamente por los romanos.

La lengua romance más hablada es con diferencia el español, hablado por más de 400 millones de personas.

Estas lenguas se hablaban y se siguen hablando en un territorio que recibe el nombre de Romania, y que cubre en su mayor parte el sur europeo del antiguo imperio romano. Los términos “romano/a” y “Rumania” proceden efectivamente del adjetivo latino romanus: se consideraba que sus hablantes empleaban una lengua tomada de la de los romanos, por oposición a otras lenguas presentes en los territorios del antiguo Imperio, como el fráncico en Francia, lengua de los francos perteneciente a la familia de las lenguas germánicas.

El primer escrito en que se encuentra el término “romano”, de una manera u otra, se remonta al sínodo de Tours, en el año 813. Es a partir de ese sínodo en que se considera que la primera lengua vulgar se separa del latín, y se designa en efecto como una lengua aparte. Se trata de una forma de proto-francés, que recibe el nombre de romana lingua o román. No obstante, en los Cartularios de Valpuesta, hay un texto anterior que data del año 804, y está escrito en español muy antiguo.

Del Latín Clásico al Latín Vulgar

La evolución del latín vulgar hacia las lenguas románicas se fecha, grosso modo, de la siguiente manera:

  1. Entre el 200 aec y el 400 aproximadamente: diferentes formas de latín vulgar.
  2. Entre el 500 y 600: estas formas comienzan a distinguirse entre sí.
  3. A partir del 800: se reconoce la existencia de las lenguas románicas.

En la antigua Roma existía una situación de diglosia: el latín de los textos literarios o sermo urbanus (o ‘discurso urbano’, es decir, refinado) se encontraba estancado por la gramática (como ya lo estaba el sánscrito en la misma época en India). Por lo tanto la lengua de cada día no era el latín clásico sino una forma distinta aunque cercana, en un proceso de desarrollo más libre, el sermo plebeius (‘discurso plebeyo’). El sermo plebeius era la lengua cotidiana de del pueblo llano, los comerciantes y los soldados y podemos idenftivarlo ampliamente con el latín vulgar que nos es conocido sobre todo por citas indirectas y críticas pronunciadas por los hablantes de un latín literario, así como por numerosas inscripciones, registros, cuentas y otros textos corrientes y además por la evidencia deducible a partir lenguas románicas.

Primeras evidencias

Un testimonio importante del latín popular es el Satyricon de Petronio, una especie de “novela” escrita probablemente en el primer siglo de nuestra era y que fue pasando por los entornos marginales de la sociedad romana, es un testimonio importante de esta diglosia: los personajes se expresan —según su categoría social— en una lengua más o menos próxima al arquetipo clásico. Otra fuente importante, es el Appéndix Probi una especie de compilación de “errores” frecuentes, recopilados por un tal Probus, que data del siglo III de nuestra era. Son estas formas, y no sus equivalentes en latín clásico, las que se encuentran en el origen de las palabras utilizadas en las lenguas romances. He aquí algunos ejemplos de “faltas” citadas por Probus (según el modelo A non B, ‘[diga] A, no B’), clasificadas aquí según el tipo de evolución fonética y acompañadas de comentarios que permiten señalar las principales diferencias entre el latín clásico y el latín vulgar.

Cambios fonéticos

Entre los principales cambios fonéticos registrados tanto en el Appéndix Probi como en otras inscripciones están:

  • Aparición de un sistema fonológico de vocales abiertas y cerradas con al menos 4 grados de abertura, a partir de un sistema basado en la cantidad vocálica y sólo 3 grados de abertura.
  • Reducción de algunos diptongos /au/ > /ou/ > /o/.
  • Sincopa o caída de vocales breves postónicas, como en los ejemplos recogidos por Probus: cálida > calda ‘caliente’, másculus > masclus ‘macho’, tábula > tabla ‘mesa, tablón’, óculus > oclus ‘ojo’.
  • Las Palatalizaciones son cambios muy frecuentes tanto en las vocales como en las consonantes. El latín clásico de hecho carecía de consonantes palatales pero en las lenguas románicas este tipo de consonantes son muy frecuentes. Algunos ejemplos son:
    • vinea > vinia > *vinya ‘viña’
    • diurnum ‘diurno’ > *dyorno > italiano giorno ‘día’, francés jour ‘día’, español jornal ‘salario de un día’ y jornada ‘período de un día’.
    • cuniculum ‘conejo’ > coneclo > catalán cunill, español conejo
    • En varias lenguas romances, no en todas, /kt/ > /yt/, lacte > *leyte > catalán llet ‘leche’, en algunas se da una palatalización completa /yt/ > /*yč/ palataliza totalmente *leyte > leche.
    • Similarmente en varias de las lenguas anteriores, /lt/ porduce /jt/ multum > *muyto > portugués muito, con palatalización completa en otrs lenguas como el español *muyto > mucho.
    • En algunas lenguas como el catalán o el asturianu existe palatalización de /l-/ inicial latina: legere > catalán llegir.
  • Simplificaciones varias de grupos consonánticos /pt/ > /t/.

Las razones de la diversidad de las lenguas románicas

Existen diversos factores sociolingüísticos para explicar la aparición de variedades lingüísticas diferenciadas en cada región geográfica, que con el tiempo darían lugar a lenguas diferentes, en algunos casos con muy poca inteligibilidad mútua.

Teoría de la evolución divergente

La evolución fonética natural de las lenguas —a la cual naturalmente no escapó el latín— explica en gran parte las importantes diferencias entre algunas lenguas romances. A este proceso también se añade la diversidad léxica de lo que se denomina “latín vulgar”: el tamaño del Imperio Romano y la ausencia de una norma literaria y gramatical resultaron en una lengua vernácula no fijada.

De modo que cada zona del imperio utilizó un “sabor” particular del latín vulgar (se debería incluso decir “de los latines vulgares”), como se ha visto más arriba, una lengua prefiriendo un término para decir “casa” (latín casa en castellano, catalán, italiano, siciliano, portugués, rumano), otra lengua prefiriendo un término diferente (mansio para el mismo sentido en francés maison) y otra prefiriendo el término “domo” (domus en latín y en sardo), por ejemplo.

Teoría del substrato

A estas dos razones se añade la presencia de substratos: lenguas habladas inicialmente en una zona y recubiertas por otra, no dejando más que trazas dispersas, tanto en el vocabulario como en la gramática o en la pronunciación en la lengua de llegada. Así, el substrato galo en francés deja unas 180 palabras, como braies, char o bec y estaría en el origen del paso del sonido /u/ (de luna) latín a /y/ (de lune).

Naturalmente, la influencia del galo no se limitó solamente a Francia: el portugués o los dialectos de la Italia del norte, por ejemplo, han tomado algunos términos. Igualmente algunos estudiosos consideran que un idioma que sirvió de sustrato para las lenguas iberoromanas fue el vasco, que posiblemente aportó al cambio /f/ al /h/ al inicio de las palabras en español (el latín farina se convirtió en “harina”), y palabras como “izquierda” (vasco ezkerra).

O incluso el etrusco para el dialecto italiano de la Toscana, que le debería su gorgia toscana, es decir, la pronunciación de los sonidos /k/ como /h/ (inglés home) o /χ/ (alemán Bach; español jota). Hay que notar que tanto la teoría del substrato vasco como la del etrusco están desacreditadas actualmente.

Teoría del superestrato

Finalmente, el superestrato también ha jugado un papel importante en la diferenciación de las lenguas románicas: son las lenguas de pueblos, que habiéndose instalado en un territorio, no han conseguido imponer su lengua. Sin embargo, esas lenguas dejan trazas importantes. El superestrato fráncico (es decir, germánico) en Francia es importante; el vocabulario medieval está lleno, sobre todo en el dominio de la guerra y de la vida rural (así adouber, flèche, hache, etc., pero también framboise, blé, saule, etc., e incluso garder y sorprendentemente trop).

El francés actual cuenta varias centenas de palabras heredadas así de lenguas germánicas. También el castellano tiene palabras heredadas en este caso del gótico (de los visigodos) u otras lenguas germánicas; palabras como “guerra” o las ya vistas en francés “adobar”, “flecha”, “hacha”, “frambuesa”, “guardar”, incluso nombres como Federico o Hernando. Pero el superestrato que más se nota en el castellano es el árabe: de esa lengua provienen más de 4.000 palabras, entre las que hay topónimos y compuestos. La característica más remarcable es el mantenimiento casi sistemático del artículo árabe en la palabra, en cuanto que las demás lenguas románicas que han tomado prestada la misma palabra se han desembarazado de ella a menudo.

Así “algodón” (opuesto al francés coton, catalán cotó), del árabe al quṭun, algarroba (francés caroube, catalán garrofa), de al harūbah o también aduana (francés douane, catalán duana), de ad dīwān (que también da “diván”).

Finalmente el rumano debe a las lenguas eslavas del entorno el vocativo, algunos términos léxicos así como procesos de palatalización y velarización diferentes de las demás lenguas románicas.

Grado de diversificación

Se puede dar aquí los resultados de un estudio realizado por M. Pei en 1949, que compara el grado de evolución de las diversas lenguas respecto a su lengua madre; para las lenguas románicas más importantes, si sólo se consideran las vocales tónicas, se obtiene, respecto al latín, los siguientes coeficientes de evolución:

Así es posible ver con facilidad el grado de variabilidad del conservadurismo de las lenguas románicas. La más próxima del latín fonéticamente (considerando únicamente las vocales tónicas) es el sardo, la más alejada, el francés. Este estudio es orientativo pero refleja una realidad verdadera, aunque puede conducir a errores. Por ejemplo, la variedad vocálica del francés, de la Edad Media a la actualidad se ha reducido, no habiendo por ello una “desevolución” del idioma, y el castellano, en lugar de cambiar el timbre vocálico, ha desarrollado una serie de diptongos que distinguen entre las antiguas vocales breves del latín y las largas. Respecto a otros aspectos de las lenguas, como por ejemplo el léxico, el rumano, es el que más se ha distanciado del latín.

Lista de lenguas románicas

Las lenguas románicas se clasifican en varios grupos, y cada uno puede a su vez comprender varios dialectos. Cabe notar que la elección de uno de estos dialectos como lengua oficial suele obedecer a razones políticas. Sea como sea, las lenguas románicas forman un continuo de numerosas lenguas cuyas diferencias mutuas son en ocasiones mínimas, llegando a ser intelegibles entre sí en la mayoría de casos (más de manera escrita que de manera oral, aunque fácilmente intelegibles), por ejemplo un hispanohablante puede comprender de la siguiente manera:

(tanto escrito como oral): gallego, portugués, catalán, italiano

(escrito): francés, rumano.

La lista siguiente se limitará a mostrar las lenguas más conocidas (entre paréntesis, el nombre en la propia lengua y año de su primera atestiguación conocida):

Lenguas iberorrománicas

Italiano

  • Italiano (italiano, s. IX) con más de doscientos dialectos. El toscano florentino, promovido por Dante en el siglo XIII constituye la base de la lengua oficial italiana. Aunque tienen según varios autores categoría de lenguas y no sólo de dialectos el ligur (o zeneize), el piamontés, el lombardo, el véneto (todas las antemencionadas forman parte del conjunto de las lenguas galo-italianas); el napolitano (o campanio) y el calabrés, encontrándose por su parte subdivididos en dialectos y subdialectos. En cuanto al monegasco y al nizardo (nizzardo, nizard o niçois) son lenguas transicionales entre el italiano y el dialecto sudoriental del occitano llamado provenzal, las cuales a partir de la segunda mitad del siglo XIX han sufrido un fuerte influjo del francés.

Lenguas galorrománicas

Rumano

  • Rumano (română ; atestiguaciones parciales en el s. XII, a. completa en el s. XV): lengua de la antigua provincia romana de Dacia cortada del resto de la llamada Romania. El superestrato eslavo tiene relativamente poca relevancia salvo en el léxico y el rumano se asevera como una lengua bastante conservadora. Se considera que posee cuatro dialectos

Grados de inteligibilidad mutua entre las lenguas románicas

La siguiente tabla pretende mostrar las medidas de la inteligibilidad mutua entre las lenguas romances actuales, expresándola por el porcentaje de concordancia de los vocablos. La decimoquinta edición de Ethnologue (2005) el punto de referencia lo define por 85%: los valores superiores a éste, desde el punto de vista de la inteligibilidad mutua, podemos hablar de variedades lingüísticas o dialectos en cuanto a las lenguas comparadas, mientras que los valores inferiores a este porcentaje probablemente ya causarán dificultades en la comprensión de una lengua respecto al hablante de la otra estrechamente emparentada.[50]

% Francés Catalán Italiano Portugués Romanche Rumano Español Sardo
Francés     89 75 78 75 75 80
Catalán     87 85 76 73 85 75
Italiano 89 87     78 77 82 85
Portugués 75 85     74 72 89 78
Romanche 78 76 78 74   72 74 74
Rumano 75 73 77 72 72   71 74
Español 75 85 82 89 74 71   76
Sardo 80 75 85 78 74 74 76  
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Lengua_romance

12 pensamientos en “Lenguas Romances

  1. Este tema me hace recordar mi época en 2o Básico (8o Grado) con la Miss MJ… Mejor comocida como la Mamá de los Increibles (se parece mucho)… Me acuerdo q me toco investigar sobre el catalán y el rumano, solo de eso me acuerdo, xq de lo q investigué ¿?… El catalán es horrible mezcla el español con el latin y un monton de babosadas mas… Y el rumano se parece al francés e italiano—- Como dato extra sé q en Rumania adoran las novelas mexicanas y yo adoro a las gimnastas rumanas… La revedere!!!

    • Pero por Dios, no tenés una gota de cultura. El catalán es una mezcla del español, francés, italiano y algunas cosas del portugués. Y el rumano nada que ver, NADA que ver con el francés!!

      Tratá de investigar más porque es patético tu comentario.

  2. A MI LO QUE ME ENCANTO ES ESO DE PRONOSTICAR POCA PARTICIPACION ME DESATORNILLE DE LA RISA…!!! PERO TOTAL EL BLOG ES TUYO PONE LO QUE TE VENGA EN GANA… PERO SI ES SEGURO QUE SI QUERES MAS VISITAS VA A SER CON OTROS TEMAS… ASI SON LAS COSAS!!!

  3. Buen día. Estos temas me parecen interesantes, aunque, en mi medianamente calificada experiencia como maestro, creo que la exposición está muy densa y quizá un poquito anticuada. Como decís, lo pusiste para vos, pero es dificil que alguien se interese en leer algo así, a menos que lo esté buscando.

    No me estás preguntando, pero creo que es más emocionante para alguien el contacto con los idiomas y a partir de ahi iniciar su estudio. Por ejemplo, yo sabía que en España se hablaban 5 idiomas porque miraba un canal cultural de ese país hace años, y el tema de los etarras siempre me ha llamado la atención, por eso he “leído” cosas en vasco (no digo que lo haya entendido sino que se hace interesante encontrar esas similitudes que vos encontrás en el francés) y ya luego leer algo más formal sobre el tema se hace más fácil. Como sabés, me encantan las palabritas colombianas, las brasileiras, las chilenas, las argentinas, uruguayas, las latinoamericanas en general, y creo que eso enriquece la cultura y además es bonito. En resumen, yo para enseñarle a mis alumnos idiomas – si fuera el caso -, lo que haría sería ponerlos o ponerlas a chatear, y luego analizariamos cada palabra (por eso después tengo problemas con quienes aún creen que para enseñar hay qué castigar).

    Para mi también es muy emocionante lo de los idiomas, cosas como entender el origen de cada palabra guatemalteca (porque decir que hablamos castellano no es tan cierto) es muy interesante, porque muchos guatemaltequismos son palabras que tienen un significado en un idioma maya. Vivir en un pais con 23 idiomas es una maravilla.

    Las mujeres en general, por los años que llevo “estudiandolas” (epa!), más bien, las muchas que he conocido, tienen una habilidad verbal muy alta (quizás por eso hablan tanto, o porque hablan tanto), y muchas tienen facilidad para aprender muy rápidamente otro idioma. En contraposición, el hombre tiene más habilidad espacial (al menos los latinos) y no verbal.

    Total, no tengo dudas de que vayás a aprender bien el francés, y como un simple aficionado a la lingüistica (más que a las letras), me alegra encontrar este tipo de temas acá. Tengo una amiga que aprendió solita 6 idiomas, y ha vivido en los paises de origen de cada uno sin ningún problema. Envidiable la habilidad verbal de las mujeres.

    Saludos.

  4. “el hombre tiene más habilidad espacial (al menos los latinos) y no verbal”

    Exacto!!! Por eso llevo años tratando de sacar el ingles y nunca puedo!!! Jaja y yo q creia q era por huevoneria… Karla sospecho q colocaste el tema por mi dislexia en el msn… Jejeje no es mi culpa!!! 😆 lol…

    A mi me encanta escuchar a la gente hablar frances, pero ni entiendo cuando hay q leerlo, ni se parece!!! Con todas las “tildes” y signos… Eso me pasa tambien con el aleman, solo q ese idioma no me gusta!!!

    Ademas les cuento q cuando saque el ingles, tengo como sueño estudiar italiano pero me imagino q sera cuando tenga 40 años!!!

  5. UYU.. jaja… me da risa ese Ep =/
    A mí me gustó el post. Concuerdo con Cárdenas que está un poco bíblico pa’ la mara, pero a mí me gustó. Muy interesante eso que dice Tato.. ya lo sabiamos, ajá, somos las inteligentes y uds. la fuerza bruta -.-.
    Alguna vez hablabamos entre amigos sobre el futuro de nuestra lengua. A cada momento alguien sale con conceptos e imagenes nuevas. Y discutiamos que tan bueno o malo era. Por una parte se hace más difícil entendernos incluso entre paises “hermanos”, en el mismo pueblo aprendés palabras nuevas todos los días; y a la vez se trata de evolución, la lengua es así, es un organismo vivo y en constante cambio. Ya me imagino que algunos puristas y tradicionalistas refutarán, pero es mi opinión. El hecho de tener que hacer mi mini-diccionario para hablar con mi amigo del norte del pais, con mi amiga chilena de forma cómoda y entretenida, y con toda la expresión posible que mis ideas soliciten; no es sólo un instrumento cotidiano más que utilizo mecanicamente para vivir y placer mis necesidades, sino, una herramienta que disfruto, gozo y uso hasta el límite de mis capacidades y, a veces, mi imaginación.
    Eso es arte, no? eso es la vida para mí, pero, en fin, a nadie le importa mi vida privada ni esas cuestiones tan filosóficas.
    Estoy de acuerdo en la necesidad de los organismos de control y normalización del idioma – y del mundo en general, porque ya uniformaditos queremos estar siempre-, al fin y al cabo tenemos que hablarnos e insultarnos de alguna forma tss; pero no se puede parar un monstruo a punta de cauchera. Como el latin vulgar, por cosas de la vida, se regó por todos lados y se transformó y se sigue transformando de tantas formas…pues así tiene que ser… Parece que tuvieramos tantísimo miedo a los cambios en este mundito, somos tan inmundos pues, pero tan lindos.

  6. Hey,

    Buen tema! Pa que veas que no sólamente de farándula vive el hombre 😉

    Muy interesante lo de las lenguas…Me llama la atención que el francés y el italiano comparten el 89% aún cuando en la práctica parezca más… lo que sí es cierto es que con un poco de exposición que tengas a otras lenguas romances se van juntando todas como en un rompecabezas, especialmente si se tiene algo de base de latín. Hay una lengua artificial llamada interlingua, http://www.interlingua.com/ que en mi opinión resulta bien fácil de entender porque como que utiliza el denominador comun de todas las lenguas romance.

    Saludos

  7. Karla, mi recordada Karla
    Hace tiempo que no he tenido la oportunidad de comunicarme con vos pero, que agradable sorpresa ver tu trabajo, tanto en la pagina como en tu profesion (la fotografia) y dejame felicitarte porque gente como vos es lo que requiere Guatemala para sobresalir y mas si estamos en el extranjero, para quitar la imagen que se tiene de los guatemaltecos. Este tema (lenguas romances) asi como cualquier otro que sea para alimentar la cultura, el conocimiento de todos nosotros es bienvenido y espero poder leerte mas seguido y poder expresar mi opinion. Desafortunadamente aca en Estados Unidos nuestro idioma se esta perdiendo o mejor dicho se esta transformando, ya muchos de los que vivimos aca, mezclamos (error garrafal) el ingles con el espanol, y ni siquiera un ingles como tal sino lo interpretamos o lo expresamos a nuestra manera que practicamente es un nuevo idioma (desafortunadamente entendible y hablado por la mayoria) por ejemplo aca ya no se usa la palabra aspirar para cuando limpias con aspiradora ahora es “vaquear” por el simple hecho de que aspiradora en ingles es vacuum o ya no decimos trapear ahora el mapear por que? porque en ingles trapeador es mop (y estos son solo unos ejemplos) o sea, son muchas cosas que creo deberiamos “todos” contribuir para evitar perder lo nuestro.
    Bueno karla, nuevamente te felicito y espero contactarnos pronto
    Byron

  8. 😮 Yo no sabía que así hablando algunos -plop- Yo vivo acá, pero hmm, creo que por tener roce en su mayoría con gringos no hablo así de raro. Tengo una sólo dos amigas hispanas, pero no españolizamos el inglés, sino que sí en medio de todo el español usaremos palabras en inglés correcto, como COOL, WHATEVER, FUCK YOU y cosas así, pero a pesar de usar ambos idiomas, los usamos los dos de manera correcta y no españolizarlo como los ejemplos que ponés Byron. Si creo que es triste ver eso, hablan como puertoriqueños (o sea que no saben hablar), porquue ni hablan bien el español y ni hablan bien el inglés 😐

  9. realmente me encanto el tema, pues soy amante de los idiomas, me encanta conocer nuevos horizontes y que mejor instrumento que los idiomas para poder comunicarnos y entendernos; ademas creo que ese es el mayor motivo que provoca las grandes guerras, la mala comunicacion.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s